El honor de empujar al Santísimo Cristo de las Injurias

El honor de empujar al Santísimo Cristo de las Injurias

El honor de empujar al Santísimo Cristo de las Injurias

Por Jaime Gómez, secretario de la Santa Merienda y hermano de la Real Hermandad del Stmo. Cristo de las Injurias – Cofradía del Silencio


Un año más me dirijo a la Catedral con mi padre, para llegar sobre las 19:00 h.. Siempre por el mismo camino, Sillón de la Reina y Puerta de la Traición. Este año el cielo está gris y es indicativo de que el recorrido no será el de siempre. Cuando entro a La Catedral me hace ilusión ver y saludar a aquellas personas que en ocasiones sólo veo una vez al año, pero de memoria sé dónde puedo encontrar a cada una de ellas.

Como decía, el tiempo no nos acompañaba y estaba expectante para saber si llovía o no. Mientras esperaba al juramento del Silencio, saludo al resto de cargadores del Cristo de las Injurias (¿Alguien sabe cómo se denomina a la persona que empuja debajo de una mesa de estas características?).

Para mí siempre ha sido un honor acompañar desde hace tantos años al Cristo de las Injurias. De repente, nos dan la señal para llevar al Cristo al atrio de la Catedral. Parece que al final salimos.

Comienza un gran juramento y cuando quiero darme cuenta estamos pasando por los Tilos, forma parte del nuevo recorrido. Avanzo por la Rúa hasta Viriato y ahí nos confirman que el recorrido atravesará la Plaza Mayor y directos al Museo. Parece que es muy probable que llueva.

Cuando estamos dejando atrás San Juan, comienza a llover. Los pronósticos han acertado. Es una lástima para todos, ya que no pudimos disfrutar tranquilamente de una gran procesión. La mesa y el Cristo se mojaron un poco, aunque hasta ese momento las calles de Zamora pudieron disfrutar de una excelente talla.

Espero que el año que viene el tiempo nos deje disfrutar del recorrido completo y con ello del honor que supone ir empujando al Cristo de las Injurias. Ahora, una ducha rápida en casa, picar algo y a ponerme la Capa. Me espera el Cristo del Amparo.

Salud.

Sobre el autor

Dejar un comentario