Blog :

Receta con D.O.P. Queso Zamorano

Receta con D.O.P. Queso Zamorano

Es uno de los productos estrella de nuestra gastronomía. El queso de la D.O.P Queso Zamorano es graso, de pasta prensada y elaborado con leche de oveja. Tienen una maduración mínima de 100 días para los quesos de más de 1,5 kg y de 60 días mínimo para los quesos de menos de 1,5 Kg.

Tienes más información en Alimentos de Zamora.

Ahora es turno de disfrutar de su sabor. Apunta esta deliciosa receta de “Bombón de queso zamorano, trucha escabechada y copos de hígado de ternera” que nos ofrece el chef Miguel Ángel Coscarón

Ingredientes:

  • Aceite de girasol
  • Vinagre
  • Nata
  • Queso
  • Nueces
  • Mango
  • Cecina
  • Lima
  • Trucha
  • Hígado de ternera
  • Sal
  • Pimienta
  • Cebolla
  • Zanahoria
  • Laurel
  • Aceite de oliva
  • Gelatina neutra

Elaboración:

  • Preparar una crema de queso con la nata y el queso. Añadimos el mango y las nueces picados y mezclamos. Calentamos la nata un poco para poder derretir en ella las hojas de gelatina. Batimos todo con la batidora o turmix.
  • Preparamos los moldes con una gota de aceite y encamisamos con la cecina, rellenamos y metemos al congelador unos minutos.
  • Vertemos sobre dichos moldes la mezcla hecha con la nata, queso, mango, nueces…y congelamos.
  • Hacemos un escabeche, una vez hecho añadirlo la trucha.
  • Hacemos una vinagreta de mango.
  • El hígado lo metemos en el congelador para después poder rallarlo sobre los bombones, justo antes de la presentación.

Presentación:

  • En un plato ponemos la trucha escabechada, encima le colocamos el bombón manchado ligeramente con la vinagreta de mango.
  • A un lado del plato se le rallara unos copos de queso con un rallador normal y unos copos de hígado con un microplane.

Liberalia y la Santa Merienda, maridaje de fin de curso

Liberalia y la Santa Merienda, maridaje de fin de curso

El pasado 30 de junio, con motivo de las Ferias y Fiestas de San Pedro en Zamora, la Asociación Cultural y Gastronómica “La Santa Merienda” reunió, como es tradición en esas fechas, a sus socios para despedir con una nueva actividad el curso 2017-2018. En esta ocasión la bodega Liberalia, acogida a la D.O. del Vino de Toro, fue la anfitriona de una actividad sobresaliente en la que los asistentes pudieron disfrutar de una experiencia de enoturismo magnífica junto a una nueva de jornada de convivencia alrededor de una buena mesa entre sus miembros.

Beatriz Fernández, de Liberalia, fue la encargada de dirigir una cata que comenzó por una terna de los vinos que elabora esta popular bodega familiar toresana. Un refrescante “Pajarita”, el vino con el que Liberalia homenajea a su fundador, Juan Antonio Fernández, elaborada con uva verdejo en Toro, fue el encargado de abrir boca y generar los primeros buenos comentarios entre los asistentes que estaban conociendo un vino desconocido para la mayoría de ellos.

En segundo lugar el “Liberalia Dos”, elaborado con 100% Tinta de Toro y una maduración de tres meses en barrica cumplió la expectativa de ser el encargado de abrir los paladares para completar el placer generado por este vino joven con la degustación de embutidos y queso zamorano.

La Santa Merienda conoció en ese instante a Juan Antonio Fernández, alma máter de Liberalia y padre de Beatriz que estaba dirigiendo la cata. Compartió entre risas algunas de sus experiencias y peculiaridades que forjaron el camino hasta lo que hoy es Liberalia. Para el recuerdo de los que asistieron quedarán las aventuras y desventuras de Mayo del 68 por las calles de París.

Con el vermouth rematado de la mejor manera posible comenzó la comida, paella y tostón asado como ingredientes para un suculento y festivo menú que sólo podía ser regado con el “Liberalia Tres”, el tinto de la bodega que ya ha estado sometido a una maduración de cuatro meses en barricas de roble francés y americano, un caldo consistente y con más cuerpo que maridó a la perfección con la pitanza de la mesa.

Beatriz Fernández además de dirigir la cata fue la encargada de guiar a la expedición por las instalaciones de la bodega pasando por las viñas más jóvenes que se ubican en el entorno inmediato, las viejas de las que se obtienen los vinos más señoriales de la bodega están en El Pego. Para conocer las salas de selección, depósito, tratamiento, elaboración y maduración de los vinos que hace la bodega Liberalia. Para descubrir cómo las barricas están acompañadas durante todo el proceso por la música.

El broche de oro a la jornada lo puso un maridaje del más atrevido de la bodega, el “uno”, con una tarta de queso que sirvió además para brindar por un año de éxitos para la bodega en la próxima vendimia y por el final de una temporada más de actividades de “La Santa Merienda”.

La Asociación Cultural y Gastronómica se toma ahora un respiro de actos públicos para preparar y programar las actividades y retos que los socios y amigos de La Santa Merienda se encontrarán a la vuelta del verano. Felices vacaciones a todos.

Felices Ferias y Fiestas de San Pedro 2018

Felices Ferias y Fiestas de San Pedro 2018

Como cada inicio de verano, Zamora se prepara para una nueva edición de sus fiestas. Las Ferias y Fiestas de San Pedro son uno de los eventos principales, junto a la Semana Santa y la festividad de la Concha, dónde la ciudad se transforma gracias al ambiente festivo.

El preludio del verano se anuncia en nuestra ciudad con la celebración de sus tradicionales fiestas, desde hace ya muchos años. Fiestas que van desde la popular Feria de la Cerámica, la tradicional y más antigua de España (data de 1942), la Feria del Ajo, con numerosos puestos en los que, tradicionalmente, los zamoranos nos surtimos de este preciado ingrediente para nuestros plato; pasando por la animación en la calle, conciertos, talleres, actividades competiciones deportivas, eventos taurinos; hasta las últimas novedades como la aparición de las peñas, que dan el toque de color a las calles, o las más reciente (y una de nuestras favoritas, porque será) la Feria de día, las casetas dónde los zamoranos disfrutan de una caña, vino, mosto o agua, acompañando de una tapa de la gastronomía típica.

Este conglomerado de eventos comienzan con la Leyenda de la Gobierna y la entrega de llaves de la ciudad, este año el 22 de Junio, y finalizarán el día 30 del mismo mes con los tradicionales fuegos artificiales. Aproximadamente, 10 días de fiestas con multitud de actividades que puedes ver aquí.

Se desconoce el verdadero origen de estas fiestas. Los más antiguos del lugar dicen que no eran unas fiestas, que en realidad, se celebraban unas ferias dónde los artesanos de toda la provincia venían a Zamora tras un duro y largo año de labor, para poner a la venta todos sus trabajos artesanales, uno de ellos la cerámica, como ya hemos comentado anteriormente.  Su denominación se presupone por las fechas cuando se celebra, ya que el 29 de junio según el santoral es San Pedro (primer padre de la Iglesia) y San Pablo.

Nuestra Asociación también celebra estas festividades. Como ya es tradición, celebraremos una tradicional comida de confraternización con nuestros socios. Este año el lugar elegido será la Bodega Liberaliza (Toro), que visitaremos para después disfrutar de un menú elaborado por Asador Ariza maridado con los vinos de la bodega toresana.  Un momento en le que los socios nos juntamos alrededor de una mesa para comer y compartir vivencias. Además, durante los días de las Ferias y Fiestas los socios intentamos juntarnos para asistir a conciertos, verbenas, y, por supuesto, a la feria de día, dónde disfrutamos una vez más de la gastronomía de la ciudad.

Desde la Santa Merienda os deseamos… ¡FELICES FIESTAS Y FERIAS DE SAN PEDRO 2018!

La Santa Merienda conquista Béjar

La Santa Merienda conquista Béjar

El pasado domingo, media docena de socios de La Santa Merienda nos fuimos de excursión a la villa salmantina de Béjar, donde se celebra con gran solemnidad la fiesta del Corpus Christi, día que está catalogado junto con las fiestas de septiembre en honor a Nuestra Señora del Castañar, como el más importante del año de la ciudad textil.

 

La mañana respetó y bajo el sol con brisa serrana nos recibió la ciudad que en la mañana del domingo celebra una gran procesión, donde desfilan los conocidos “Hombres de Musgo”. La leyenda que data del siglo XII cuando en tiempos de la reconquista los cristianos vestidos con musgo sobre sus armaduras consiguieron arrebatar la ciudad a los moros que la custodiaban en sus murallas. Este pasaje histórico es recordado a lo largo del fin de semana de Corpus, con representación de la leyenda, un gran mercado medieval y el “culmen” de la procesión del domingo. 

Cuando llegamos, según te adentras en las calles del casco histórico de Béjar, empiezas a ver cómo la gran mayoría de calles, esquinas y balcones, están engalanados, con banderas, murales, altares, flores y cientos de ramas de tomillo llenan las baldosas de las calles, destacando entre todos los adornos las alfombras de sal a colores en alguna de estas vías, como la calle Armas, haciendo una estampa única.

Pudimos contemplar la procesión en sus primeros compases tras salir de la Iglesia de Santa María, al igual que el Corpus de Zamora, aunque este año no ha habido procesión (sic). El desfile lo abre la representación de la tarasca, le sigue la asociación amigos de la capa española de Béjar, los niños de comunión y decenas de asociaciones y cofradías de la villa que preceden al Santísimo, también como en Zamora desfila en un carro triunfante, para cerrar el cortejo los hombres musgo que son ciudadanos de Béjar que ataviados con un traje íntegro de musgo aguantan estoicamente las casi tres horas de desfile en la calle.

 

Tras el desfile hubo tiempo para echar un vermouth acompañado por un pincho singular, tortilla de camarones, en Casa Armando, junto con un montado de calamares. En la plaza Mayor contemplamos, al filo de las dos de la tarde, el momento central de la procesión del musgo. Cuando el Santísimo es expuesto en un altar, en lo alto de la escalinata que accede a la Iglesia de El Salvador, y todas las banderas junto con los hombres del musgo pasan delante de Él haciendo reverencias antes de que se imparta la Bendición final al son del himno nacional, como en cualquier procesión por estas latitudes, y la procesión se de por concluida. Luego alguno de nuestros socios tuvo la oportunidad de abordar a uno de los hombres de musgo para posar junto a él.

Tras el buen sabor de boca de Bajar nos trasladamos para almorzar a Guijuelo, allí en el Pernil Ibérico degustamos, para empezar, una buena ración de Jamón de Bellota Ibérico con marchamo DO Origen Guijuelo, regado junto con vino de Rioja (Condado de Haro).

La comida la hicimos en el Restaurante Señorío Ibérico, un establecimiento que apenas lleva un año de vida y que se ha posicionado entre lo mejor del Guijuelo en los portales y redes gastronómicas. Parrillada de verduras, Pulpo al Señorío (a la plancha) y Presa (Bola) Ibérica a la brasa compusieron un menú que regamos con tinto DO Toro, Almirez de Teso de la Monja, y coronado por un postre exquisito, la tarta de yogur con mermelada de frutas (fresa y kiwi).

Parrillada de verduras
Pulpo al Señorío (a la plancha)
Presa (Bola) Ibérica a la brasa
Tarta de yogur con mermelada de frutas (fresa y kiwi)

Ante tan suculento menú, tocaba digerirlo. Y lo hicimos en las instalaciones de ANRAL Ibéricos. Una fábrica de jamones y embutidos de la empresa familiar que tiene nuestro vocal de gastronomía, Jaime Rebollo, que hizo de anfitrión para ver sobre el terreno todos los pasos que sigue la producción del jamón ibérico, una de las banderas de la dieta mediterránea, en una de sus cunas como es la de la comarca de Guijuelo, desde el despeine del cerdo hasta su posterior distribución en el mercado 24 meses (como mínimo) después.

De tapas por Zamora (I)

De tapas por Zamora (I)

Vamos a empezar aquí una ruta por algunos bares de Zamora donde es imprescindible que pares por si alguna vez sacas a alguien, o vienes, de tapas por nuestra capital. Lo haremos en varias entregas, por zonas geográficas de la ciudad. La primera parada será en pleno centro comercial de Zamora, bienvenidos a la zona de Los Pinchos y alrededores.

 

En muchos reportajes sobre la capital del románico habrás visto que cuando empieza el ocio y descorchamos un vino de Toro lo solemos acompañar por una machacona melodía que dice “cuatro que sí….. (se suspende la respiración)… tres que noooo”. Estamos en el bar “El Lobo, el rey de los pinchitos”, el templo del moruno de toda la vida, dónde nace la melodía citada, que nosotros más que por el moruno clásico vamos a recomendar por el pincho de chorizo o panceta a la brasa que presentan igualmente en formato de brocheta. Se ubica en la esquina de las calles Horno de San Torcuato y Alfonso de Castro.

Cuando a nosotros nos dicen que nos den un moruno nos tenemos que ir dos calles por encima, en la Puebla de San Torcuato, se encuentra el bar “El Lobo”,  con el mismo formato de bar de siempre, nunca encontraremos el secreto qué, en las brasas de Paco y de su gente, hace de este pincho el mejor de todos los que por el centro de Zamora podemos degustar. Además dentro de su variedad, especial mención para la tortilla de patata que elabora y el queso con aceite que saltan las lágrimas de cualquier paladar.

No hay que moverse mucho, en medio de tanto clásico, justo enfrente en la misma calle, en un ambiente diferente está el mesón “El Maestro”, independientemente de si sentado en el restaurante o en la barra, estamos ante una excelente variedad de tostas y tapas con una cuidada elaboración que mezcla las tendencias más actuales de nuestra cocina con el producto de siempre. Su relación calidad precio ha conseguido que el público le profese un gran cariño entre sus clientes y el público que opina de él en las RRSS.

Si bajamos a las Flores de San Torcuato, hay que hacer parada en las esquina de Alfonso de Castro en el bar de Modesto y sus chavales, el “Bambú”. Este paladar os dice que aquí está una de las apuestas más seguras que hay por las patatas, que por si no lo sabes, es uno de los platos más míticos de la zona, bien sean bravas o al alioli. Pero si por una cosa destaca esta casa es por su especialidad en los tiberios. El mejillón en salsa es su especialidad, y es una de esas tapas que cuesta encontrarla en más sitios con el gusto que se elabora aquí.

Si nos alejamos un poco, hasta la calle paralela, Pelayo, uno de los templos que también te permite la opción de sentarte con calma a disfrutar de la gastronomía es el “Patanegra”. Un estilo completamente diferente en un local donde el equipo que dirige Charo ha conseguido que de su imaginación y de sus manos lleven seis años consecutivos ganando el premio del público en el Festival de la Tapa que organiza la Asociación Zamorana de Hostelería. Si eres de carne has llegado a uno de los sitios para tomártelo con tranquilidad, libras de buey, de excelente calidad para los más atrevidos. Y como estábamos de tapas, pues quedémonos en quizá la más peculiar que tienen “El torito”, una tapa vertical donde un pedazo de pan sellado en uno de sus extremos se rellena por el otro con carne de vaca con una salsa casera, aceite trufado y unas lágrimas de Maldon. “El torito” fue la primera tapa ganadora que elaboró el “Patanegra”.

Y vamos a terminar la ruta con uno de esos bares que hay que incluir en esta ruta y que son de esos bares aptos para cualquier momento del día, desde el desayuno temprano hasta la última hora, un bar de diario, el FAS, en la Plaza del Cuartel Viejo. Fernando, Lara, Raquel y Ana son un equipo que además de lo que pides a este tipo de locales, esconden en la cocina, secretos en sus tostas y en su amplia variedad de tapas que lo hacen también imprescindible si optas por sumergirte un rato a tomar unos vinos y acompañarlos de unos pinchos y unas tapas en esta zona del centro de Zamora.

La Santa Merienda exalta la molleja en el corazón de Aliste

La Santa Merienda exalta la molleja en el corazón de Aliste

El pasado sábado, 12 de abril, la Asociación Cultural Gastronómica “La Santa Merienda” realizó otra de sus excursiones por nuestra provincia. Era la ocasión de la comarca de Aliste y el objetivo marcado era disfrutar de la gastronomía local, eligiendo la molleja como plato estrella del día en tres modalidades de presentación y conocer algo del rico patrimonio cultural que tiene esta comarca que hace frontera con Portugal y que puede ser bandera de cómo afecta la lacra de la despoblación a nuestra provincia.

Leer Más

Domingo de Resurreción: una mañana de Óscar

Domingo de Resurreción: una mañana de Óscar

Por Jaime Rebollo, vocal de Cultura y Gastronomía de La Santa Merienda


El Domingo de Resurrección se madruga, se duerme poco… porque hay mucho que hacer. Primero trabajar un poco en la finca… y a una hora prudencial, volver a casa para vestirse como manda el día, de domingo, y zambullirse en el último baile semansantero de cada año. Y no, aunque lo pueda parecer, no es día de pena…

Leer Más

Soledad, bendita tú eres entre todas

Soledad, bendita tú eres entre todas

Por Alba Ferreras, socia de La Santa Merienda, hermana y directiva de la Cofradía de Jesús Nazareno (Vulgo Congregación)


Suena el despertador, pero remoloneo en la cama. Es Sábado Santo y los días ya van pesando. Son días de poco dormir y mucho disfrutar; como dice mi amigo Víctor: “invertir lo mínimo para disfrutar lo máximo”; y sin duda mi Semana Santa de este año ha sido un sin parar, pero qué bonito sin parar.

Leer Más

Una noche de Viernes Santo diferente y pasada por agua

Una noche de Viernes Santo diferente y pasada por agua

Por Miriam Bailón, socia de La Santa Merienda y hermana de la Cofradía de Nuestra Madre de las Angustias


Finaliza el Viernes Santo, esta vez un poco diferente (mi barriga me delata) y la intención es aprovechar y vivirlo de otra manera. Este año seré una espectadora más de la Piedad más bonita de Zamora: Nuestra Madre. Pero no ha podido ser, la lluvia no da tregua y las Redes Sociales rápidamente avisan de que se ha suspendido la procesión. Sin embargo, comentan que Nuestra Madre está lista para oír la Salve en el interior de la Iglesia de San Vicente.

Leer Más

Y en la tarde del Viernes Santo, el cielo se rompió

Y en la tarde del Viernes Santo, el cielo se rompió

Por Juan Álamo, socio de La Santa Merienda y hermano de la Real Cofradía del Santo Entierro


Después de una madrugada más especial que otros años, donde por primera vez pude compartir procesión de una manera especial y diferente con la familia, cuando el Vulgo Congregación concluyó, lo único que se podía hacer es mirar al cielo, rezar alguna plegaria y esperar a que aclarase.

A las 15:30 h. el cielo no daba buenas señales, la única esperanza que había es que quedaba una hora para el comienzo y porque no, algo podría mejorar.

Leer Más